Manifestantes gritan consignas y sujetan pancartas en una protesta con defensores del programa Acción Diferida (DACA) y de los derechos de los inmigrantes en la que piden un ‘Clean Dream Act’. Shawn Thew Agencia EFE
Manifestantes gritan consignas y sujetan pancartas en una protesta con defensores del programa Acción Diferida (DACA) y de los derechos de los inmigrantes en la que piden un ‘Clean Dream Act’. Shawn Thew Agencia EFE

Nación

Los ‘soñadores’ encaran el futuro con esperanza puesta en la ‘Dream Act’

EFE

05 de octubre de 2017 04:02 PM

AUSTIN

El mismo día que se cumple el plazo para que los “soñadores” elegibles puedan renovar su amparo bajo la Acción Diferida (DACA), estos jóvenes indocumentados esperan que el Congreso estadounidense apruebe la llamada Ley de Sueño, un proyecto bipartidista que permitiría su continuación legal en el país.

El Gobierno dejará esta medianoche de recibir solicitudes para renovar la inscripción al programa DACA, que ha permitido frenar la deportación a 800,000 jóvenes indocumentados.

La mexicana Carolina Ramírez, coordinadora de United We Dream (UWD) en Houston, es una de las 120,000 beneficiarias de DACA en ese estado sureño, el segundo con más beneficiarios tras California.

La politóloga de profesión reconoció a Efe que a pesar de sentirse “frustrada” por el fin del programa migratorio, aseguró que la presión “de la mayoría de los estadounidenses” hará que el Congreso acabe aprobando la Ley de Sueño dentro del plazo acordado.

Help us deliver journalism that makes a difference in our community.

Our journalism takes a lot of time, effort, and hard work to produce. If you read and enjoy our journalism, please consider subscribing today.

De aprobarse, la Dream Act 2017 otorgaría un estatus de residente condicional a los “soñadores”, y el secretario del Departamento de Seguridad Nacional, John Kelly, cancelaría las órdenes de deportación que pesan sobre ellos.

“Nuestras familias cruzaron la frontera hace muchos años para luchar por un futuro mejor; no nos vamos a rendir fácil”, añadió Ramírez, cuya protección de DACA termina en septiembre del 2018.

Este es mi país y mi cultura

Iztel Zarazua, estudiante de enfermería

Para la estudiante de enfermería Iztel Zarazua, mexicana de 20 años residente en Houston, la Ley de Sueño significaría poder acabar su carrera universitaria y empezar a ejercer su profesión.

La joven que llegó con tres años y medio a Estados Unidos, explicó a Efe que ser deportada a México supondría un cambio “radical” para ella, después de haber pasado toda su vida en territorio estadounidense.

“Este es mi país y mi cultura”, dijo Zarazua.

El presidente, Donald Trump, anunció el fin del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) el 5 de septiembre y, desde entonces, el Gobierno ha recibido unas 60,000 solicitudes de renovación, según datos facilitados a Efe por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS).

“Estamos hablando de casi un millón de personas en Estados Unidos que ocupan posiciones importantes en nuestra fuerza laboral y en nuestra economía, siendo líderes en sectores como la educación, la salud y la tecnología”, apuntó en declaraciones a Efe Zaira García, directora en Texas de FWD.us, la asociación creada por líderes tecnológicos partidarios de una nueva política migratoria.

“No encontrar una solución permanente por medios legislativos sería catastrófico para nuestro país”, concluyó la hispana.